ARMONIZACIÓN DE LA ARQUITECTURA A TRAVÉS DEL FENG SHUI-PARTE I

LOS ORIGENES DEL FENG SHUI

El Feng Shui se remonta a las civilizaciones de Egipto, China e India. Muchas construcciones de la antigüedad tenían como finalidad influir en los sentimientos de las personas, las pirámides, los templos mayas y aztecas. Incluso en Europa, los círculos de piedra de Stonehenge (Reino Unido) hacían de nexo entre las energías naturales procedentes del sol y la tierra, a través de aperturas dispuestas estrategicamente para que esta energía traspasase el límite del edificio.

Pero los orígenes tienen lugar en China, hace unos 3000 años, considerando el Feng Shui para determinar la ubicación mas propicia para las tumbas de los ancestros y que estos beneficiaran a sus sucesores. Posteriormente se utilizó para determinar la ubicación de palacios o edificios gubernamentales y se fue incorporando el concepto del "Qi", la existencia de una energía electromagnética tenue que conecta a las personas con lo que les rodea.

La primera conexión entre arquitectura y Feng Shui la realizó Fu Hsi, filosofo y posterior emperador,quien destacó por ser un gran observador de la naturaleza e intentar trasladar su esencia a la configuración de los espacios. Con el paso del tiempo esta doctrina fue adquiriendo mas importancia en la historia, viendo incluso su uso restringido a las clases pudientes y por tanto a los edificios mas relevantes.

Después de la segunda guerra mundial y el aterrizaje del comunismo en China, quedó prohibida y solo se siguió desarrollando en paises como Japón, Taiwan, Singapur, Malasia y Corea. Desde principios de los noventa, el Feng Shui llegó a E.E.U.U como una moda que poco a poco fue y ha ido conquistando el resto de Occidente, llevando a la creación de diferentes escuelas con un denominador común, la libre interpretación de los conceptos en los que se basa.

Y hasta aquí el POST de hoy, el primero de una saga que promete.